Teatro El Túnel

(1970-1973)

En 1970 los actores Tomás Vidiella, Alejandro Cohen y Pina Brandt, muy críticos del medio teatral y no contentos con lo que llamaban las formalidades del teatro de la Universidad de Chile al que algunos de ellos pertenecían, crean un espectáculo expresivo de las formas que querían desarrollar en escena: el “café concert”, el que no se había desarrollado mayormente en Chile. Estrenan así en 1971 Agamos el amor, basado en el texto de Edmundo Villarroel, montaje emblemático de la escena setentera que los mantuvo en cartelera a tablero vuelto durante casi un año.

Este afortunado  inicio de la compañía les genera un piso económico que les permite tener su propia sala, homónima, en el centro de Santiago. Con una dinámica producción, encadenan una serie de éxitos, instalando una estética particular.

Fueron los primeros en estrenar una obra de teatro escrita por Isabel Allende, Balada de medio pelo, y se ganaron los aplausos de sus pares y de la crítica con una espléndida versión de Las criadas de Genet.

Creativos, rentables y arriesgados en sus propuestas, logran un público fiel bien dispuesto a las nuevas maneras de relación con el espectador que impulsa El Túnel.

El trabajo incansable y las tensiones consecuentes, sumado a los problemas de salud de Pina Brandt, que obligaban su constante reemplazo (asumido por Eliana Vidiella), condujeron a la disolución del grupo. Los hermanos Vidiella continuaron una vistosa carrera teatral, recogiendo las claves generadas en esta época.   

Volver






6 Imágenes