Teatro Itinerante. MINEDUC

(1977-2003)

El Teatro Itinerante fue fundado en 1977, fruto de una iniciativa del entonces Decano de Artes y Director del Centro de Teatro de la UC Eugenio Dittborn. Su iniciativa de crear una compañía teatral semejante a la Orquesta Itinerante del Mineduc fue acogida por el Banco Concepción y el Ministerio de Educación, quienes la financiaron. El directorio estaba formado por representantes del Centro de Extensión Artística de la Universidad Católica, quien además lo administró.

Eugenio Dittborn, para apoyar a quienes quedaron desplazados institucionalmente a partir de la contingencia política chilena y reconociendo su talento creativo, propone como director de este teatro a Fernando González. Este actor y director titulado en la Universidad de Chile, discípulo de Pedro Orthous en la Universidad de Chile y profesor de esa Escuela hasta 1976, había realizado interesantes experiencias de dirección en esa Escuela y aclamadas direcciones en el teatro independiente.

González propone para el Teatro Itinerante una dirección escénica experimental, a realizar junto a un elenco joven que refresque y acerque el teatro a públicos no tradicionales, especialmente estudiantiles.

 La compañía queda integrada por doce egresados de la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, entre los cuales están Alfredo Castro, Norma Ortiz, Aldo Parodi, Mario Bustos y Samuel Villarroel, constituyendo esta experiencia para estos actores en una escuela de perfeccionamiento. Jorge Rodríguez comenta “Viajábamos por todo Chile, ocho meses al año, en un bus mitad asientos, mitad bodega. Trabajábamos con mínimos elementos escenográficos. La compañía era como un gran ballet con coro, algunas obras fueron musicalizadas por Luis Advis. Los actores estaban todo el tiempo en escena, requerían un gran estado físico y vocal. El sistema era muy riguroso, teníamos tres funciones diarias y por lo general pasábamos tres o cuatro meses viajando sin regresar a Santiago. En regiones era habitual para la compañía presentarse en gimnasios o teatros de cámara” (entrevista con López, 2010).

“Las adaptaciones de los textos son hechas por Fernando González, Gastón Von Dem Bussche y la dirección auxiliar y coreografías de Andrés Pérez. Se da un énfasis al lenguaje corporal y visual en estas obras. Al decir de Fernando González, la caracterización de los personajes tiene base stanislawskiana, la corporeidad se inspira en Artaud y la ideología en Brecht. Dirigida fundamentalmente a un público juvenil, estas escenificaciones causan gran impacto, especialmente en las giras a provincia. Allí la compañía cumple también una función docente. (Hurtado: 1993: 35) La función docente fue un aporte al desarrollo del teatro escolar en regiones; según comenta Rodríguez, “se llamaban `Primeros auxilios teatrales´, eran clases de teatro para los profesores de enseñanza media. Venían profesores de distintas ciudades a la capital provincial. Allí, durante una semana, se introducían en el proceso de montar escenas con la compañía. Luego ellos replicaban el taller a profesores de sus ciudades” (entrevista con López, 2010).

La compañía fue muy exitosa en regiones, “los actores eran famosos en provincias por su trabajo teatral en sus localidades, la gente los esperaba, al término de las funciones les regalaban cosas, como cadenas de oro y cartas de amor. Los carabineros nos sacaban al término de la función por el gran tumulto que se armaba, eran rockstars del teatro. Salíamos en la prensa regional, muchos quedaban afuera del teatro sin alcanzar a entrar. Había una gran carencia, que afortunadamente se llenó con buenas obras. Luego Televisión Nacional llama a Alfredo Castro a sumarse a la teleserie De cara al mañana, junto a otros actores de la compañía, y se produce un cambio de integrantes. Por otro lado González dirige la compañía hasta 1980. De ahí en adelante el sistema cambia porque ya no son producciones propias sino que vienen compañías con las obras hechas que se llevan a itinerar” (Rodríguez, en entrevista con López, 2010).

Teatro Itinerante funciona hasta 1991, siempre con la gestión y producción de René Silva. Algunos de los autores y/o directores que participaron en sus últimas etapas fueron Eugenio Guzmán, Alejandro Sieveking y Ramón Griffero. Mantuvieron un repertorio de clásicos chilenos y universales, con la dirección de personalidades teatrales de gran experiencia. También realizaron importantes ciclos de teatro infantil. En este tiempo, la sala oficial de los ensayos y estrenos en Santiago de este teatro fue la sala Camilo Henríquez.

Algunas de las puestas en escena de esta compañía son:

Romeo y Julieta de Shakespeare (1978), Chañarcillo, el clásico chileno de Acevedo Hernández (1979); Peer Gynt, de Ibsen (1980), todas las anteriores en dirección de Fernando González; La princesa Panchita, de autoría del chileno Jaime Silva, música de Luis Advis y dirección de Eugenio Guzmán(1980); Sueño de una noche de verano de Shakespeare en versión de Fernando Cuadra, dirigida por Eugenio Guzmán (1981); Nuestro pueblo de Thornton Wilder, dirigida por Abel Carrizo (1983); Manuel Leonidas Donaire y las cinco mujeres que lloraban por él, de autoría de Alejandro Sieveking y dirección de Nelson Brodt (1984); Tartufo de Molière, dirigido por Eugenio Guzmán (1985); Como en Santiago de Daniel Barros Grez (1986); Bodas de sangre de F. García Lorca, dirección de Alejandro Sieveking (1987); La remolienda de autoría y dirección de A. Sieveking (1988); El gorro de cascabeles, de Pirendello, en dirección de Pedro Mortheiru (1989); Las brujas de Salem, de Arthur Miller en dirección de A. Barry (1990); Los ángeles ladrones de Jorge Díaz, con música de Vittorio Cintolesi y dirección de Ramón Griffero (1991), finalizando con Cuento de invierno de Shakespeare, también en dirección de Ramón Griffero (1991). 

Volver






46 Imágenes