Compañía de Comedias Cómicas Leguía-Córdoba

(1935-1976)

Lucho Córdoba (1902-1981), actor de padre peruano y madre chilena, la actriz Lelia Fernández, desde niño vivió en torno a las tablas, haciendo papeles menores en las compañías españolas radicadas en Chile de Joaquín Montero y Pepe Vila, su padrino.

Se formó profesionalmente desde 1922 en destacadas compañías españolas que lo incluyeron en sus giras por Latinoamérica, como las de Perdiguero, López Somoza y Esteban Serrador. En ellas, deslumbró con su talento, consiguiendo rápidamente papeles de primer actor.

 De regreso a Chile a inicios de la década de 1930 se incorpora en las compañías de Arriguebeña, de Alejandro Flores y luego de Rafael Frontaura, donde trabaja junto a la actriz española Olvido Leguía. Surge el amor entre ellos y contraen matrimonio, iniciando una fructífera vida familiar y teatral. La exitosa compañía de la pareja funcionó ininterrumpidamente hasta 1976 en las salas Maru e Imperio en Santiago, donde estrenan numerosas obras a un ritmo de cinco o seis por año, la mayoría de autoría de Córdoba o adaptadas por él.

Su repertorio es de obras reideras y satíricas de la contingencia nacional, en especial de sainetes y comedias de enredos, género que les permite desplegar sus grandes dotes de comediantes y mantener el favor del público. Ocasionalmente estrenan  obras dramáticas de gran valía, en las que Córdoba se desempeña con extraordinario talento.

La compañía logra mantener un público que los sigue y disfruta incansablemente, obteniendo el reconocimiento de la crítica hasta el final de su carrera, sin opacarse ante la hegemonía progresiva que van alcanzando los grandes espectáculos y actores del teatro universitario.

Volver






32 Imágenes