La Trompeta

(1997-...)

La compañía de teatro La Trompeta se forma a fines de los años 90. Sus fundadores y pilares fundamentales son Sebastián Vila, director de todas las puestas en escena, y Ximena Carrera, dramaturga de la compañía. Ambos se han avocado a indagar en la labor interpretativa del actor y su vínculo con el texto.

El primer montaje de La Trompeta se gesta en un experimento metodológico de investigación e improvisación escénica realizado durante un  encierro de meses en el Canelo de Nos, en las afueras de Santiago. El resultado es El Auriga Tristán Cardenilla (1997), obra basada en los cuentos homónimos de Alfonso Alcalde. La puesta en escena, con música en vivo a cargo de Francisco Sánchez y elementos circenses, está en la línea del teatro popular de el Gran Circo Teatro, en el que Sebastián Vila participó como actor en La negra Ester y La consagración de la pobreza. Además, Vila se enriquece como actor trabajando distintas estéticas bajo la dirección de María Izquierdo, Horacio Videla, Andrés del Bosque y Marcelo Leonart.

En la segunda propuesta, la compañía da un giro para enfocarse en un texto. La obra escogida es Antes de la lluvia (1999) del español Sergi Belbel, comedia dramática que indaga en las relaciones de un grupo de trabajadores, que buscan un pequeño espacio para fumar clandestinamente en la azotea de la empresa, comenzando una nueva búsqueda a través del estilo realista. Todos los integrantes del Auriga Tristán… se mantienen en esta segunda experiencia: Ximena Carrera, Rocío Mendoza, Carolina Gimeno, Mauricio Bustos, Rafael Escanilla y Andrés Amión, sumándose a ellos Lilian Vásquez y María José Calvo.

Naturaleza muerta, estrenada en 2003 y seleccionada por el Fondo Nacional de las Artes (FONDART), es la primera obra que Ximena Carrera escribe para la compañía, iniciando una destacada labor de dramaturga que potencia el sello distintivo de la compañía. Naturaleza muerta, basada en una historia real, presenta la relación de una familia quebrada por la súbita desaparición del padre debido a razones políticas, quien regresa a su hogar luego de muchos años para reencontrarse con los suyos cuando ya su propia mujer no lo reconoce.

Con ansias de perfeccionar su trabajo, Vila y Carrera se instalan en Buenos Aires entre el 2005 y el 2009, estudiando actuación, dirección y dramaturgia con profesores como Juan Carlos Gené, Verónica Oddó, Ricardo Monti y Mauricio Kartun.

A su regreso en Chile, llevan al teatro Medusa (2010), obra basada en la convivencia de tres mujeres que, después de haber estado detenidas como prisioneras políticas durante la dictadura, son transformadas en colaboradoras del aparato de inteligencia del Estado (DINA), delatando a sus compañeros a cambio de la “libertad”. La Trompeta profundiza con Medusa sus búsquedas anteriores, destacando la calidad interpretativa de las tres actrices -Carmina Riego, Nona Fernández y Ximena Carrera-, el trabajo de dirección de Sebastián Vila y el texto de Carrera, quien comenta:“En mi intención no hay juicio ideológico, me interesa el factor humano más que la mirada política, que es más sesgada. Apunté a cómo estas mujeres sobreviven y hacen del horror algo cotidiano”[1]. Cabe mencionar que esta obra galardonada como la Mejor Obra de Teatro Nacional 2010 según el Círculo de Críticos de Arte, obtuvo una mención especial del Premio Casa de las Américas, Cuba, 2012 y el Premio Municipal de Literatura, Género Teatro, 2012.

El año 2013 La Trompeta sigue planteando interrogantes a través de un teatro reflexivo, con historias humanas y cotidianas envueltas en un contexto lleno de complejidades. 



[1]Fuente:  www.santiagoamil.cl

Volver






33 Imágenes